¿Por qué las cosas deben cambiar?

México es un país de riquezas naturales, culturales, sociales, lingüísticas; se le ha llamado el cuerno de la abundancia, vivimos en un país que a donde voltees la mirada hay riqueza: bosques, minas, ríos, lagos, pueblos pintorescos, grandes ciudades, empresas trasnacionales y microempresas, pero todo esto convive con una clase política corrupta, empresarios con prácticas leoninas, con inseguridad, con un nivel educativo malo que busca crear mano de obra barata en lugar de seres pensantes, con una pobreza sostenida desde el sistema, con una sociedad consumista que gasta más de lo que gana y que se ha individualizado en una realidad que necesita más el regreso al sentido de comunidad.

A mi me tocó vivir desde el gobierno de Miguel de la Madrid cuando el neoliberalismo daba sus primeros pasos por este suelo, ya con el gobierno de Salinas de Gortari viniendo de una familia donde se hablaba mucho de política, y se nos dio libertad política al elegir a qué ideología apoyar me di cuenta siendo niño de dos cosas, la primera: que el sistema capitalista no funcionaba y que el comunismo ofrecía un estado igualitario; y segundo: del desmantelamiento del estado donde se vendieron todas las empresas estatales con el engaño de hacerlas parecer no productivas y que convirtieron a los nuevos dueños en multimillonarios (véase el caso Slim), así el estado perdió el control en sectores estratégicos y abrió la brecha de desigualdad que ha ido abriéndose cada vez más, vino la devaluación de 1994 que borró, más nos quitò 3 ceros a nuestra moneda e hizo que la inmensa mayoría del pueblo sufriera las consecuencias de los actos de otros: la minoría.

Después la clase política aprobó que el pueblo cargara con la deuda del sistema bancario privado, aprobando el Fobaproa y así cargarle al pueblo más flaco todas las pulgas. El gobierno de cambio del PAN nunca fue cambio, fue el sostenimiento del mismo sistema, donde unos viven como reyes y la minoría sobrevive como puede, los gobiernos panistas engordaron más la burocracia y enflacò cada vez más a quien debería ser el patrón y que termina siendo el peón, por esto y más cosas que todos los mexicanos sabemos y hemos padecido creo que debemos tener un gobierno nacionalista que vuelva a invertir en el país, que nos lleve a una independencia alimentaria, a una sustitución de importaciones para volver a crear lo que necesitamos e incentivar así el mercado interno.

Nota: en México no existe la izquierda, ninguno de los partidos existentes que se llaman de izquierda lo son, ninguno me representa, pero si creo en un cambio de rumbo.

M.C. Rosendo García Sánchez

Si das más de lo que se espera de ti, tarde o temprano, recibirás más de lo que esperas recibir.
Anuncios

Sigue la escasez de agua en la colonia Cristo Rey de Sahuayo

-Habitantes aseguran tener éste problema desde que comenzó el año.

-Las pipas de agua que provee el H. Ayuntamiento no son suficientes para abastecer a los afectados.

Los habitantes de la colonia Cristo Rey en Sahuayo, Mich. llevan ya algunos meses con problemas de abastecimiento de agua, aseguran que a veces les cae una o dos veces por semana “cuando bien les va” como dicen ellos, y otras ocasiones donde no les cae regularmente, incluso, han llegado a estar un mes sin agua.

Dicho problema los obliga a recurrir al H. Ayuntamiento para solicitar pipas de agua, las cuales no logran satisfacer a tantas familias que las piden, tardando alrededor de una semana en llegar al hogar donde fue solicitada. Cuando es mucha la necesidad, los habitantes tienen que comprar éstas pipas por otro lado, con un costo de $100 por llenado de tinaco y de $300 a $400 o más por llenado de un algiber (dependiendo del tamaño de éste).

Dicen también que los encargados del abastecimiento de agua potable no les dan una solución concreta, ya que siempre que acuden a ellos tiene alguna excusa.

Cabe mencionar que hace algunas semanas ocurrió un incendio en Cristo Rey que devoró dos hogares, mismos que no pudieron ser apagados a tiempo por falta de este líquido.

Por: Nancy Sandoval